Un laboratorio que está funcionando eficazmente gracias a su sistema de monitoreo de energía.

En la industria de las ciencias biológicas, la investigación y la producción son importantes, por lo que vigilar el uso de energía es crucial para el éxito.

El monitoreo de energía no se trata sólo de usar menos energía; es esencial para garantizar que el delicado trabajo de investigación y producción en ciencias de la vida pueda continuar sin problemas. La industria depende de muchos tipos específicos de entornos, como laboratorios de investigación de alta precisión y áreas donde la temperatura debe controlarse cuidadosamente, lo que demuestra lo importante que es una gestión cuidadosa de la energía.

 

Complejidad de las operaciones

La industria de las ciencias biológicas cubre una amplia gama de actividades, cada una con sus propias necesidades energéticas específicas. En el centro de esto se encuentran instalaciones como laboratorios de investigación, áreas de producción y unidades de almacenamiento especiales, que tienen diferentes necesidades energéticas. Por ejemplo, las salas blancas utilizadas en la fabricación de productos farmacéuticos necesitan un control muy cuidadoso de la temperatura y la limpieza del aire. Estos lugares consumen mucha energía porque mantener las condiciones adecuadas requiere el trabajo constante de sistemas avanzados de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC).

Otro aspecto clave es la dependencia de la industria de equipos sensibles y precisos. Herramientas como congeladores de temperatura ultrabaja, incubadoras y sistemas de ventilación de alta tecnología son esenciales para mantener alta la investigación y la calidad de los productos. La necesidad de electricidad constante para este equipo es crítica y un pequeño cambio puede arruinar años de investigación o poner en riesgo importantes productos farmacéuticos.

 

Energía constante y confiable

En las ciencias de la vida, la necesidad de electricidad constante y confiable es más que solo trabajar de manera eficiente: es crucial para proteger importantes actividades de investigación y fabricación. Incluso las interrupciones breves del suministro eléctrico pueden provocar problemas graves, como la ruina de valiosos materiales biológicos. Un ejemplo clave de lo delicado que es el trabajo implica mantener seguros los cultivos celulares. Para los procesos que dependen de incubadoras de CO2, incluso pequeños cambios en la electricidad pueden alterar las condiciones cuidadosas necesarias para el crecimiento y la salud de las células, posiblemente destruyendo resultados de investigación muy importantes.

Para reducir estos riesgos, las instalaciones de ciencias biológicas gastan dinero en potentes sistemas de energía de respaldo, como generadores y sistemas de suministro de energía ininterrumpida (UPS). Estos sistemas están diseñados para comenzar a funcionar sin problemas si hay un corte de energía, asegurando que equipos vitales como las incubadoras de CO2 sigan funcionando sin interrupciones. Sin embargo, agregar estos sistemas de energía de respaldo hace que la gestión de la energía sea más complicada y costosa. La inversión en estos sistemas muestra el enfoque de la industria en mantener la energía disponible para operaciones esenciales a toda costa, anteponiendo la confiabilidad y la seguridad al ahorro de costos.

 

Por qué el monitoreo de energía es adecuado para las organizaciones de ciencias biológicas

El monitoreo de energía es extremadamente importante en la industria de las ciencias biológicas, ya que brinda soluciones que se adaptan a las necesidades complejas y las variadas demandas energéticas de la industria. Al comprender las necesidades específicas de los laboratorios de investigación, las áreas de producción y los espacios de almacenamiento, el monitoreo energético permite la creación de planes de gestión energética personalizados. Esta flexibilidad conduce a operaciones más eficientes y ahorros de costos, manteniendo al mismo tiempo los altos estándares requeridos para el trabajo de las ciencias biológicas.

El suministro constante y confiable de electricidad necesario se beneficia enormemente de los sistemas modernos de monitoreo de energía. Estos sistemas pueden prever y prevenir posibles problemas de energía, protegiendo contra la costosa pérdida de investigación o lotes de productos. En una industria donde la integridad de cada proceso es crítica, la capacidad de observar y controlar el uso de energía en tiempo real es extremadamente valiosa.

El monitoreo de energía también juega un papel clave en el mantenimiento de la integridad y seguridad de los datos. Ayuda a cumplir con estrictas leyes de protección de datos, como el Reglamento general de protección de datos (GDPR), al recopilar, analizar y almacenar de forma segura grandes cantidades de datos sobre el uso de energía. Esto hace que las operaciones sean más transparentes y protege la información confidencial y la propiedad intelectual.

Además, al detectar oportunidades para ahorrar energía, el monitoreo energético ayuda a reducir costos y respalda los esfuerzos ambientales globales, lo que muestra la dedicación de una organización al cuidado de la sostenibilidad. La vista detallada de los patrones de uso de energía que proporciona permite a las organizaciones tomar decisiones inteligentes.

 

Cómo podemos ayudar a la industria de las ciencias biológicas con el control energético

McGrady Clarke lidera el camino a la hora de abordar los aspectos complejos del monitoreo de energía en la industria de las ciencias biológicas. Nuestro profundo conocimiento de los distintos desafíos y necesidades de esta industria nos permite brindar soluciones personalizadas que promueven la eficiencia operativa, el cumplimiento de las regulaciones y la sostenibilidad ambiental.

Invitamos a las organizaciones de ciencias biológicas a colaborar con McGrady Clarke para crear un plan de gestión de energía personalizado que satisfaga sus requisitos específicos y obligaciones regulatorias, además de demostrar su dedicación a la sostenibilidad.

Contáctenos hoy para una consulta o evaluación de eficiencia energética.